martes, 13 de julio de 2010

Mientras hoy España estaba de celebración tras una buena noticia,
a mis amigas y a mí nos llegaba esta tarde una de las peores noticias...
La muerte de una persona cercana.

Y a partir de ese momento en nuestras cabezas solo resonaban lamentaciones y palabras de apoyo para nuestra gran amiga, aun sabiendo que las palabras nunca podrán llenar ese vacío...

Y se han creado mil preguntas en mi mente, pero las que resuenan más fuerte son: ¿Por qué a él? ¿Por qué a ella? ¿Y ahora qué?
Ahora toca asimilarlo y conseguir vivir con ello, y sin él.
Al principio es algo que nos supera, que no podemos conseguir, pero con el amor de la familia y los amigos es un camino menos arduo.
Siempre pensamos que esas muertes repentinas no nos afectarán a nosotros, que solo le sucede a gente que sale por la televisión... hasta que un día te das cuenta de que te ha pasado... Y ya no hay vuelta atrás.

Por todo ellos mi mente me dice y me repite: "Vive, vive sin hacer cosas de las que mñn puedas estar arrepentida. Vive agradeciéndole al mundo entero que estás entre ellos y que ellos están contigo. Vive disfrutando de tu vida e intentado ser cada segundo un poquito más feliz."

Ahora voy a dejar unos días para la reflexión, tal vez otro día os muestre un poquito más de lo que para mi mente significa la muerte.

1 comentario:

Nelly dijo...

Se cómo te sientes e imagino lo que debe estar pasando por tu mente pues yo también perdí (no hace mucho) a un gran amigo.

Un Beso y un abrazo