lunes, 29 de noviembre de 2010

Día tras Día

Maldita mente que nos controlas y nos dominas.

Te vuelves enemiga de tu propia voz, de tu propio cuerpo.

Ahora que ella quiere olvidarle, dejarle a un lado, seguir con su vida,
ahora que ella lo tiene todo un poco más claro,
llegas tú y te contrapones.

Y ya no sabe que pensar...

Yo la veo llorar, derramar lágrimas porque tú no has querido apoyarla,
porque a ti se te ocurrió la idea de hacerle pensar en otras cosas.

Con lo simple que habría sido ponerte de su parte y ayudarla.

Pero es que tú nunca serás simple, y nos lo vas a demostrar día tras día.

2 comentarios:

Elly dijo...

Y por muy duro que resulte, ese es su trabajo. Se debe a ello, porque es capaz de aportar puntos de vista que otros no pueden dar.

Muchas veces es nuestra perdición, pero puede ser también una liberación.

Un saludo!!

areala dijo...

No recuerdo quien dijo que no habia anda mas peligroso, dañino y maldito que nuestra propiamente...

pero tambien es cierto qeu yo soy una persona muy pesimista asi que es posible que Elly tenga razon.

saludos